Background Image

En huelga de hambre en defensa de la agricultura ecológica

Noticias de Almería, 20/2/14.

 

Francisco Casero, presidente desde el año 1993 del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica se encuentra desde hace cocho días en huelga de hambre para denunciar la actual situación de la agricultura ecológica.

Con aspecto sereno, afable y vigoroso,  el actual presidente de la Asociación Valor Ecológico ha convocado un encuentro con periodistas en el Gran Hotel de Almería explicando los motivos que le han llevado a iniciar la huelga de hambre pasado miércoles día 12 de febrero. Tal y como se refleja en su manifiesto titulado “¿Un sueño frustrado?”, Casero ha ido repasando los problemas sobre los que a su juicio es necesario reflexionar, relacionados con la sociedad en general y con la producción agroalimentaria de Andalucía de forma concreta.
“…tenemos una tasa de paro, la mayor de la Unión Europea y que desaparecen más empresas que se crean, seguimos construyendo una estructura normativa que nos abruma y que nos domina, que da soporte a una burocracia que frena el desarrollo empresarial y social…” Ha reclamado la aplicación efectiva de las medidas de reducción de la burocracia como forma de dinamizar las empresas andaluzas y una administración al servicio de la sociedad, una normativa específica para la pequeña empresa cuya creación se ve impedida por una legislación imposible de cumplir a nivel de las grandes industrias y que a pesar de tratarse de transposiciones europeas en otros países se aplica de forma distinta permitiendo a la industria familiar competir en igualdad de condiciones.
“… se ha fomentado una corrupción generalizada, y remarco lo de generalizada, porque en ella están los políticos que la idearon, los que la ejecutaron, los comisionistas…”
“La ilusión que creó el debate de la nueva Política Agraria, se ha convertido en frustración… ¿Se ha oído hablar de la producción ecológica en todo el proceso de negociación de la nueva PAC?”

Leer más

Ningún comentario

Post a Comment

Ir al contenido